• Elena Caraballo

Los beneficios de la gratitud:Trucos para ponerla en práctica en tu día a día

Los beneficios de la gratitud:

Trucos para ponerla en práctica en tu día a día


Escrito por Elena Caraballo Ruiz-Berdejo

Psicóloga General Sanitaria


Ser agradecido y expresar nuestra gratitud a una persona que nos ha hecho un favor es una muestra de aprecio.

¿Qué es la gratitud?

Es un gesto de corazón, y no solo una expresión de buenas maneras y de educación. Podemos sentir esta gratitud y la necesidad de expresarla con diferentes personas: un amigo, nuestra pareja, nuestros hijos, un compañero de trabajo…


Decir frases como “Gracias por estar ahí”, “Gracias por escucharme” o “Gracias por haberme preparado el café” provocan inmediatamente emociones positivas tanto en nosotros como en la persona a la que se lo decimos.


Además, las palabras y los gestos de gratitud tienen un efecto que dura más allá del momento presente para ambas personas, ya que aportan valoración y aprecio.



Si no conoces muy bien este sentimiento, no sabes cómo expresarlo o todavía no le ves los beneficios, no te preocupes; puedes aprender a desarrollarlo si practicas diariamente o a menudo.


Por ejemplo, un ejercicio para ser consciente de lo bueno que nos rodea y fomentar el sentimiento de gratitud, es despertarse por la mañana y empezar el día diciéndote gracias por: tu casa y el techo que te ofrece, la calefacción, el agua caliente, por las personas queridas que viven contigo, por tener un trabajo o una actividad que hacer ese día, por la salud que te permite poder despertarte y hacer esas actividades, etc.




“Solo hay dos formas de vivir la vida: una, es pensando que nada es un milagro y la otra, es creer que todo lo es.”

- Albert Einstein


Por ejemplo, si estás preocupado por tu trabajo y tu situación económica y alguien te hace un descuento en una tienda, sé consciente de ese gesto y agradécelo. O si alguien te hace un pequeño regalo o gesto, siente esa gratitud y aprovecha para apartar momentáneamente las preocupaciones de tu mente. Mirar el lado positivo y estar agradecido por lo que se tiene, puede ayudar a ver las cosas de otra manera y a encontrar soluciones.


La gratitud puede convertirse en un rasgo característico de tu personalidad, más que una emoción. La intensidad, la forma y la frecuencia con la que te paras a sentirte agradecido y expresarlo, influye en los efectos positivos de esta virtud.




¿Cuántas veces a la semana te tomas el tiempo para expresar a los que te rodean tu aprecio y gratitud? ¿Cuántas veces le dices gracias a la gente que te vas encontrando en tu día? Por ejemplo, al camarero que te sirve el café o a la persona que te entrega un paquete. Decimos un pequeño gracias de vez en cuando y pasamos a otra cosa, sin prestar atención a los detalles que nos hacen la vida más fácil y agradable.

Observar y tomar el tiempo para pensar en estos pequeños detalles tiene un impacto directo sobre tu perspectiva de las cosas, permitiéndote que pongas el foco de atención en las cosas positivas de tu día, más que en las negativas. ¡No demos las cosas agradables por supuesto!

Apreciar cada instante


Intenta hacer este ejercicio durante una semana: despertarte y empezar el día con pensamientos de gratitud en vez de preocupaciones y reproches. Verás como cambia tu actitud hacia una más positiva y saludable.


Sentir y expresar gratitud mejora:


- la capacidad de adaptación,

- la empatía,

- las relaciones sociales,

- la aceptación de uno mismo

- la autoestima

La gratitud se experimenta en función de los criterios de cada persona: sus valores, sus vivencias y su personalidad. Por ejemplo, una persona que ha vivido inestabilidad económica y, que después de haber trabajado duro, ha conseguido ciertas comodidades, seguramente tome consciencia de ese mérito, reconocerá su perseverancia y esfuerzo y se sentirá agradecido por ello.




También puedes sentirte agradecido por las circunstancias que has vivido. Ya sean más o menos positivas, son ellas las que te han hecho encontrarte en donde estás hoy y que te dieron la fuerza y la motivación de seguir adelante.


“Seamos agradecidos con las personas que nos hacen felices; ellos son los encantadores jardineros que hacen florecer nuestra alma”.

Marcel Proust

Entradas Recientes

Ver todo

Tlf.: 722 75 29 15

Calle Francisco Silvela, 69, 1ºB. 28028, Madrid.

Paseo General Martínez Campos, 15, 1 izq. 28010, Madrid.

  • Negro del icono de Instagram

©2019 por Elena Caraballo Ruiz-Berdejo