• Elena Caraballo

¿Qué es el trastorno obsesivo-compulsivo (TOC)?

Escrito por Elena Caraballo Ruiz-Berdejo

Psicóloga General Sanitaria




Trastorno obsesivo compulsivo

El trastorno obsesivo compulsivo (TOC) es uno de los trastornos más limitantes y que más afecta a la calidad de vida de la persona que lo sufre. Se caracteriza por obsesiones y compulsiones que consumen una gran cantidad de tiempo, interfieren en el funcionamiento cotidiano y deterioran las relaciones personales.


Los síntomas suelen aparecer en la adolescencia y la juventud, aunque también se puede dar en niños. Los síntomas y su gravedad varían a lo largo de la vida y se relacionan con el nivel de estrés.


La persona reconoce que las obsesiones o compulsiones son excesivas, ilógicas y/o inapropiadas, pero no pueden evitarlas. Esto lleva a la persona a intentar ocultarlas y sentir vergüenza por ellas.


¿Qué son las obsesiones?


Son ideas, imágenes o pensamientos involuntarios y recurrentes considerados como inapropiados por la persona y que generan una gran preocupación o ansiedad acusada.


La persona vivencia estos pensamientos como fuera de su control, pero comprende que son producto de su propia mente y no como algo impuesto.


El malestar causado por estas obsesiones lleva a intentar contenerlo o neutralizarlo con conductas llamadas compulsiones.

Las obsesiones más comunes suelen tratar sobre temas como:

- Temor a contaminarse y/o a la suciedad: Preocupación por ensuciarse, tocar animales, contagiarse de una enfermedad o hacer enfermar a alguien, etc.

- Dudas sobre haber realizado algo correctamente o preocupación por cometer errores: la persona duda constantemente de, por ejemplo, haberse dejado la puerta o la ventana abierta, haberse dejado el gas encendido, haber atropellado a alguien sin darse cuenta, etc.

- Necesidad de orden y simetría: se experimenta estrés y ansiedad cuando los objetos no están ordenados o en una posición determinada.

- Preocupación por acumular y coleccionar objetos: se experimenta una gran ansiedad y reticencia a tirar objetos que carecen de valor o utilidad y una necesidad de llenar los espacios vacíos con objetos.

- Pensamientos indeseados de carácter religioso y/o de escrupulosidad moral y rigidez.


- Pensamientos indeseados de carácter agresivo o sexual: se experimentan imágenes desagradables y angustiantes respecto a lastimarse a uno mismo o a los demás o de naturaleza sexual. Estos pensamientos se viven como algo horrible y no corresponden con las intenciones ni deseos subconscientes de la persona que los vive.


¿Qué son las compulsiones?


Son actos o conductas repetitivas llevadas a cabo para aliviar o evitar la ansiedad provocada por las obsesiones. Normalmente, tienen como propósito evitar algún acontecimiento temido como puede ser la muerte o enfermedad de un ser querido, dañar a alguien o a sí mismos. Estas compulsiones pueden no estar relacionadas de forma realista con la situación temida que pretenden neutralizar o ser excesivas. La persona, al realizar estos rituales, no obtiene ningún placer o gratificación.

Las compulsiones son muy variadas y suelen darse más de una. Las compulsiones más frecuentes asociadas al TOC son:

- Compulsiones de comprobación:

Verificaciones repetidas, incluso teniendo una confirmación, de que no se ha hecho daño a nadie ni de haber hecho algo que pueda dañar en el futuro; que no ha cometido ningún error; que no ocurrió nada malo; de que se ha cerrado la puerta, el gas o apagado algún aparato. Estas comprobaciones tienen como propósito asegurarse de que todo funciona bien y evitar accidentes.


- Compulsiones de limpieza y lavado

Lavado excesivo e ilógico de manos; de la casa y de objetos; rituales de ducha/baño (en un orden específico o repitiendo el lavado de ciertas partes del cuerpo); evitación de lugares y objetos considerados “contaminados”, pero que no se consideran contaminados por el resto de personas sin el trastorno; etc. Debido a la exagerada frecuencia de estos lavados, pueden aparecer heridas en la piel debido al frote y la erosión.

- Compulsiones relacionadas con la acumulación de objetos

La persona siente la necesidad de guardarlo todo y es incapaz de tirar un objeto, aparentemente inservible, por si lo necesitara en el futuro. Las personas con este tipo de compulsiones suelen amontonar objetos y recoger cosas del suelo.

- Compulsiones de orden y simetría

Las obsesiones relacionadas con la simetría y el orden llevan a compulsiones como, por ejemplo, ordenar los objetos de la habitación con una distancia y posición concretas o a reescribir una frase una y otra vez si las letras se tocan entre sí y no tienen la forma “correcta”.

- Compulsiones de repetir conductas.

Por ejemplo: salir y entrar por las puertas, levantarse y sentarse, vestirse y desvestirse, dar golpecitos a una pared o superficie un número concreto de veces o hasta que se haya hecho bien o de una manera concreta.

- Compulsiones de contar siguiendo un patrón determinado o hasta llegar a un número que se sienta como “adecuado”.

- Compulsiones mentales

Por ejemplo, repetir pensamientos buenos para contrarrestar las obsesiones, repetir frases, oraciones o plegarias. Cuando se trata de frases de carácter religioso, estas repeticiones deben considerarse excesivas para las personas que comparten las mismas creencias, religión y costumbres.

- Rutinas estrictas:

Por ejemplo, comer de un modo ritual según unas reglas y un orden específico.


Tratamiento del trastorno obsesivo compulsivo

Los tratamientos más efectivos para este trastorno son la terapia cognitivo-conductual combinada con un tratamiento farmacológico.


Una medicación adecuada ayudará a aliviar los síntomas de este trastorno facilitando así el trabajo en terapia.


Las principales técnicas utilizadas en terapia para este tipo de trastorno son la exposición en vivo (o en imaginación si no fuera posible realizarlo en vivo) y la prevención de respuesta o del ritual.


Al principio puede parecer abrumador y aterrador deshacerse de todos esos rituales que alivian la ansiedad, pero merece la pena intentarlo. Este tipo de terapia da buenos resultados y se consigue una reducción significativa de los síntomas.

Consejos para los familiares de una persona con trastorno obsesivo-compulsivo:

La familia juega un papel muy importante en el tratamiento y la recuperación del TOC. Además, se ve muy afectada y desorganizada por el trastorno, por lo que también sería recomendable que todos los miembros acudieran a terapia familiar.


Se recomienda a los familiares:


- Informarse y aprender todo lo que se pueda sobre el trastorno. Comparta esta información con las personas interesadas en ayudar o apoyarles.


- Abandonar la culpa y la vergüenza


- Hablar del trastorno y de cómo está afectando a su familia con sus personas de confianza y su grupo de apoyo.


- Aprender a manejar las emociones negativas como la ira, el resentimiento y la frustración causadas por el trastorno. Aceptar los hechos da fuerzas para seguir trabajando por el cambio.


- Conocer bien el rol de persona de apoyo para llevar a cabo el tratamiento en casa de forma adecuada.


- Evite facilitar o participar en los rituales de la persona con el trastorno.


- Conocer los signos de recaídas


- Anticipar el estrés y los cambios de rutina para estar mejor preparados ante una posible recaída o empeoramiento de los síntomas.


- Apoyar y animar, incluso las pequeñas señales de mejoría y progreso.


- Separar a la persona que sufre el trastorno del trastorno. No culpabilizar.


- Cuidarse a uno mismo.


Trastornos y conductas relacionadas con el trastorno obsesivo compulsivo


- Tricotilomanía

- Síndrome de Tourette

- Trastornos de la alimentación

- Trastornos de ansiedad

- Depresión

- Compras compulsivas

- Actos de autoagresión

Entradas Recientes

Ver todo

Tlf.: 722 75 29 15

Calle Francisco Silvela, 69, 1ºB. 28028, Madrid.

Paseo General Martínez Campos, 15, 1 izq. 28010, Madrid.

  • Negro del icono de Instagram

©2019 por Elena Caraballo Ruiz-Berdejo