• Elena Caraballo

¿Cómo inculcar responsabilidad en los hijos?




Por Elena Caraballo Ruiz-Berdejo, Psicóloga general sanitaria.


La responsabilidad es el cumplimiento de las obligaciones que nos corresponden para desempeñar adecuadamente nuestros diferentes roles (ej.: alumno, empleado, jefe, hijo, padre, etc.). La responsabilidad es un valor fundamental para ajustarnos socialmente y para desarrollarnos personalmente, ya que la no ejecución de nuestras obligaciones conlleva consecuencias tanto para nosotros como para los demás.


La responsabilidad también se asocia a la confianza. Confiamos en personas que cumplen con sus obligaciones, que hacen lo que dicen y que enmiendan sus errores.

La responsabilidad no es algo que se pueda adquirir de un día para otro y debemos entrenarla en nuestros hijos desde que son muy pequeños. Para ello, se debe:


· Establecer normas:

Se deben poner normas adecuadas para su edad y explicarle las consecuencias de no cumplir con esos deberes.

También se debe dialogar con ellos para que sean conscientes de las repercusiones que tienen, para ellos y para los demás, el no realizar sus obligaciones o incumplir normas.


· Ser coherentes:

Si imponemos unas reglas, también tenemos que estar pendientes de que se cumplan. Cuando nuestros hijos no cumplen las reglas establecidas, debemos ser coherentes y aplicar las consecuencias que se señalaron por no cumplirlas.

Ceder ante ellos daña la autoridad de los padres y esto solo complicará la convivencia familiar, ya que los niños aprenderán a que pueden insistir hasta que consigan dejar las tareas sin realizar. Si cedemos, cada vez que tengan que realizar una tarea que no les apetece, se creará una discusión innecesaria. Por el contrario, si somos firmes aplicando las consecuencias de no cumplir una norma, el niño entenderá que no sirve de nada discutir, porque no ha habido precedentes de que hayamos cedido.


· Asignarle tareas:

Asignándoles tareas como, por ejemplo, barrer, sacar la basura, ordenar su cuarto, hacer la cama, lavar los platos, recoger la mesa, etc., les estamos dando la oportunidad de ejercitar la responsabilidad y otras habilidades asociadas (autonomía, seguridad, constancia, compromiso…). Hay muchas tareas de la casa que se pueden adaptar a la edad de nuestros hijos y en las que pueden colaborar.



Asignar tareas a los hijos los hace sentir útiles y capaces y ayuda a inculcar la responsabilidad desde pequeños.

· Dejar de sobreprotegerlos:

No podemos esperar que nuestros hijos sean responsables y que tengan iniciativa si se lo damos todo hecho. Sobreprotegerlos los hace más perezosos.

Además, estar detrás de los hijos diciéndoles lo que tienen que hacer o haciéndolo por ellos hace que disminuya su autoestima, ya que asumen que no son capaces de hacerlo solos o de organizarse. Son ellos mismos los que, por ejemplo, tienen que aprender a mirar su agenda del colegio y organizar su tiempo y sus deberes dentro del horario establecido para el estudio.

Debemos dejar que los niños aprendan por sí mismos, lo cual no quiere decir que se les permita todo. Significa que, si se equivocan, debemos estar ahí para enseñarles las repercusiones de su irresponsabilidad y que se hagan cargo de las consecuencias sin sentimientos de culpa.


· Recompensarlos cuando cumplen sus deberes:

Es importante que los niños vean que se reconoce su labor para que piensen que ser responsable ha valido la pena. Esto hace más probable que sigan teniendo conductas responsables.

Las recompensas pueden ser regalos materiales, con un valor acorde al esfuerzo realizado por el niño, pero también pueden ser refuerzos verbales, es decir, frases como “qué bien lo has hecho” o “estoy contento de que tengas el cuarto ordenado”.


· Actuar como ejemplo:

Los hijos observan e imitan a sus padres, por lo que los padres deben actuar como modelo de referencia con sus hijos para inculcarle valores con sus acciones.

Si se les pedimos responsabilidad, debemos ser coherentes y mostrar cómo ejercemos nuestras responsabilidades.



Es muy importante ejercitar la responsabilidad desde pequeños para que, a medida que crezcan, puedan ir tomando el control de su vida y llegar a ser personas responsables, equilibradas, que se sienten capaces y con habilidades de afrontamiento ante los problemas.




Espero que te haya ayudado este artículo. Te invito a compartir este post en tus redes sociales y a dejar tu opinión en el apartado de comentarios.

Entradas Recientes

Ver todo

Tlf.: 722 75 29 15

Calle Francisco Silvela, 69, 1ºB. 28028, Madrid.

Paseo General Martínez Campos, 15, 1 izq. 28010, Madrid.

  • Negro del icono de Instagram

©2019 por Elena Caraballo Ruiz-Berdejo