• Elena Caraballo

¿Cómo reconocer la ansiedad infantil? Cómo ayudarlos y cómo prevenir la ansiedad en los niños.




Escrito por Elena Caraballo Ruiz-Berdejo, Psicóloga general sanitaria.



Los niños pueden sentir estrés y ansiedad ante cambios importantes en su vida, mostrándose irritables, nerviosos, alterados y desbordados por la situación. Estos cambios pueden ser la pérdida de un ser querido, una enfermedad, la separación o conflicto de los padres, un cambio de casa o colegio, etc.


Dado que los niños pueden tener dificultades a la hora de expresar lo que les preocupa y sus sentimientos, los padres tienen un papel muy importante en la detección de la ansiedad infantil.


¿Cómo saber si mi hijo tiene ansiedad?


Se puede detectar la ansiedad en los niños cuando se observa:


- Preocupación por una amplia gama de acontecimientos o actividades, por ejemplo, sobre el rendimiento escolar. Esto puede acompañarse de conformismo, perfeccionismo, mostrarse inseguros de sí mismos, inhibición social y preocupación por la opinión de los demás.


- Inquietud psicomotriz e impaciencia. También pueden presentar tics, onicofagia (morderse las uñas), etc.


- Cansancio.


- Pérdida de apetito.


- Síntomas somáticos: dolor de cabeza, dolor de estómago, disfunciones gastrointestinales, tensión muscular.


- Alteraciones en el sueño (ej.: dificultad para conciliar el sueño, pesadillas…).


- Problemas para controlar el pipí (enuresis) después de que el problema ya estaba superado.


- Alteración del estado de ánimo: comportamiento agresivo (rabia, berrinches frecuentes), irritabilidad, baja tolerancia a la frustración, llanto.


- Ansiedad por separación o miedo a alejarse del adulto.


- Aparición de miedos: Hay miedos que aparecen de forma normativa en todos los niños a lo largo de su desarrollo. Por ejemplo: miedo a la oscuridad, a los desconocidos, a quedarse solos, a algunos animales o sonidos. Sin embargo, cuando estos miedos impiden realizar las actividades cotidianas del niño o es un miedo exagerado y difícil de calmar, se le debe prestar atención y buscar ayuda de un profesional, ya que puede estar desarrollando una fobia específica o un trastorno de ansiedad.


- Problemas de concentración o bloqueos (como tener la mente en blanco).


- Regresión a comportamientos de la infancia


- Síntomas conductuales como realizar alguna conducta de manera compulsiva (ej.: comer en exceso) o evitar situaciones.


Cuando estos síntomas se presentan durante más de 6 meses podemos estar ante un trastorno de ansiedad como el trastorno de pánico, trastorno por ansiedad generalizada, trastorno obsesivo-compulsivo u otro. Por lo que, es muy importante prevenir el desarrollo de trastornos de ansiedad acudiendo a un profesional cuando se detecten alguno de estos síntomas, sin esperar a que estos problemas estén más arraigados.



¿Qué podemos hacer para ayudarlos?


· Escuchar al niño sobre el miedo o preocupación que presenta sin reñirle o censurarle.


· Averiguar y analizar los pensamientos que le generan ansiedad. Por ejemplo, cuando un niño pide que hagamos las cosas por él, detrás pueden estar pensamientos de incapacidad como “no voy a saber hacer eso” o “a mí siempre me sale mal”.


· Muchas veces, los niños no tienen todavía la capacidad para describir lo que sienten, por lo que tenemos que enseñarles a poner nombre a sus sensaciones para que puedan expresarse y contarnos qué les pasa.


· Debemos hablarles de cómo actúan ante la situación temida para que empiecen a establecer relaciones entre lo que hacen, piensan y sienten.


· Hablar y analizar el miedo y enseñarle cómo vencerlo o acercarse a ello.


· Ayudarlo a fortalecer su autoestima. Ayudar al niño a descubrir sus recursos personales, sus fortalezas y cualidades para que se sienta capaz de afrontar sus miedos.


· Aproximar al niño progresivamente al objeto o situación temida con paciencia y dulzura, para que aprenda poco a poco a no tener miedo. Cuando el niño vaya consiguiendo aproximarse, se le debe premiar y reforzar para que sea más probable que continúe acercándose. Nunca se le debe forzar a que se exponga a la situación temida, ya que esto puede producir el efecto contrario.


· Ofrecerles ejemplos de cómo superar los miedos actuando de modelo de referencia nosotros mismos o leyéndole cuentos o viendo películas en las que el personaje afronte las situaciones temidas. Esto ofrecerá al niño pautas para saber cómo afrontarlo.


· No reforzarles las conductas de llantos o gritos ante las situaciones temidas, para que estas no se utilicen en las próximas ocasiones para evitar la situación.


· No fomentar la evitación o el escape de la situación temida. De esta forma, el niño tendrá la oportunidad de desarrollar estrategias de afrontamiento ante la situación.


Estas son algunas recomendaciones que los padres pueden realizar en casa cuando detecten que el niño presenta ansiedad y miedos. También se aconseja que acudan a un psicólogo para hacer una intervención individualizada y para analizar si existe alguna situación familiar que esté causando esta ansiedad. No olvidemos que la familia es un sistema y cuando uno de los miembros no se encuentra bien, es probable que los demás tampoco.



¿Cómo prevenir los trastornos de ansiedad en los hijos?


- Ayudar al niño a que desarrolle estrategias para resolver problemas y situaciones peligrosas.


- Enseñar a los niños a tener pensamientos de seguridad y autoeficacia.


- Desarrollar recursos personales y sociales que le posibiliten enfrentarse a diferentes situaciones.


- Enseñar a los niños a no temer a la activación fisiológica (ej.: aumento de la presión sanguínea y de la frecuencia cardíaca) y a utilizar la relajación o la respiración para disminuir esa activación. Una relajación que suele ser efectiva en los niños es la de tensar y destensar los músculos.


- Prevenir las respuestas de escape y evitación para que el niño se enfrente progresivamente a lo que teme.




Espero que te haya ayudado este artículo. Te invito a compartir este post en tus redes sociales y a dejar tu opinión en el apartado de comentarios.

Entradas Recientes

Ver todo

Tlf.: 722 75 29 15

Calle Francisco Silvela, 69, 1ºB. 28028, Madrid.

Paseo General Martínez Campos, 15, 1 izq. 28010, Madrid.

  • Negro del icono de Instagram

©2019 por Elena Caraballo Ruiz-Berdejo